Entrevista en CM

CM: Pier, una banda con trece años de trayectoria en el ámbito musical del rock nacional argentino que nació del interés de los hermanos Agustín y Ramiro Cerezo… Cuándo recién comenzaban a ensayar los primeros acordes, cuál era la meta que tenían? ¿A dónde querían llegar? ¿Ya superaron esa meta o siguen trabajando en pos de ella?

Agustín Cerezo: Nunca fuimos de ponernos límites a ese nivel. Cuando empezamos con Ramiro y armamos Pier, la idea era poder ser una gran banda de rock. Jamás lo tomamos como un hobby. El empuje y la inconciencia de esos años en los cuales dimos los primeros pasos, hacían que le demos para adelante sin medir ningún tipo de consecuencia y sin tomar ninguna clase de reparos. Al poco tiempo de aprender a tocar un par de acordes, y luego algunos covers, ya estábamos componiendo nuestras primeras canciones. La energía que hoy en día tiene Pier, está desde siempre impregnada en nosotros.

CM: Hoy en día, la escena de la música nacional está más abierta que hace algunos años atrás… ¿Qué cosas fueron las que más le costaron en sus comienzos?

AC: A nosotros siempre las cosas nos costaron mucho, porque nadie nos regaló nada. Pier es fruto del esfuerzo y el sacrificio que venimos haciendo desde aquella época, y que seguimos haciendo. Pero puede ser que antes no hayan habido tantas posibilidades para los grupos de rock nacional. Al rock en si, en nuestro bendito país, no se le daba la importancia que éste se merece. Tengamos en cuenta que el rock no solo es un estilo musical, sino que es un movimiento socio cultural de los más importantes en el mundo. Hoy en día, de repente un grupo puede llegar a hacerse conocido con su primer o segundo álbum. Eso para un grupo independiente en los días de nuestros primeros álbumes, era muy difícil. Teníamos que batallar duro en los bares y pub’s antes de llegar a tocar en Cemento o de grabar el primer disco, y luego seguir batallando en Cemento para poder llegar a Obras, por ejemplo, o seguir grabando discos. Pero en definitiva eso a Pier le sirvió para ir siempre paso a paso y poder estar cada vez más consolidados a medida que venían las exigencias mayores.

CM: En el año 1998 llega el primer material discográfico de la banda, bajo el título de “La Codiciada”… ¿Cuáles fueron las mayores alegrías y las peores tristezas que les dio este primer disco a la banda?

AC: “La Codiciada” es nuestro primer disco y por lo tanto lo queremos como tal. Poder entrar por primera vez a un estudio de grabación luego de varios años de ensayar y solo tocar en vivo, fue muy emocionante. Poder dejar registradas nuestras canciones en un álbum era algo que necesitábamos imperiosamente. Gracias a que Mariano Sagasta, que era nuestro operador de sonido cuando tocábamos en Cátulo Castillo (el sótano de Palermo), tenía un pequeño estudio en su casa de Parque Patricios, lo pudimos grabar a un costo realmente accesible. Allí conocimos personalmente a Walter Sidotti (que tocaba junto a Sagasta en La Favorita, un muy buen grupo de aquellos años, que a Ramiro y a mi nos gustaba mucho y solíamos seguir) quien se encargó de poner a punto la batería y colaborar en otras cosas, para dicha grabación y la de “El Fuego Sagrado”, donde también participó como músico invitado. Y a quien siempre le estaremos sumamente agradecidos, y con quien seguimos manteniendo una gran relación. Eran sesiones de grabación muy intensas, lógicamente que cargadas de entusiasmo e inexperiencia, y quizás es la inexperiencia nuestra en el estudio en ese momento, lo que hoy en día mucho no nos convence, pero esto no es nada al lado de los gratos recuerdos de esos días.

CM: Para la grabación del segundo material, “El fuego sagrado”, ya cuentan con Eugenio, el tercer hermano Cerezo… ¿Cómo es trabajar entre hermanos con la música? ¿Cómo se reparten las tareas?

AC: La incorporación de Eugenio, que era asistente de Sugu, el baterista anterior, para “El Fuego Sagrado”, segundo álbum de Pier, es fundamental para empezar a lograr lo que realmente queríamos a nivel sonoro. Lógicamente que trabajar con hermanos tiene sus pro y sus contras, pero tengo que reconocer que son mas los beneficios, porque partimos de la misma base, que es el amor por el rock’n’roll y mas precisamente por Pier.

CM: El disco “Gladiadores del rock” es una especie de homenaje a todos los músicos y grupos que los inspiraron en sus vidas… ¿Quiénes son? ¿De qué música se nutre Pier?

AC: Nosotros escuchamos rock’n’roll desde una edad exageradamente temprana. Gracias a primos mayores que contaban con una discografía en vinilo de las más grandes que yo haya jamás visto, que íbamos a la casa y escuchábamos y que luego nos grababan cintas para que nosotros nos lleváramos y escucháramos en casa, algo que podíamos hacer tranquilamente porque a nuestros viejos también le cabían, sin ser ellos tan fanáticos como nosotros. Entonces este fue el puntapié inicial en el rock, que despertó luego en Ramiro y en mi, y más tarde en Eugenio, la búsqueda personal. Nuestras influencias siempre fueron los grandes grupos de rock’n’roll de todos los tiempos, como los Stones, Queen, Pink Floyd, Ramones, AC/DC, U2, por citar algunos a nivel internacional. Y a nivel nacional, en primer lugar Los Redondos y Pappo, luego muchos más como los Ratones, Sumo, Virus, hemos tenido discos de Soda también como “Signos” que es un discazo, “Acariciando lo áspero” de Divididos es otro discazo, y también recuerdo algunos shows memorables de ellos en Cemento o en el boliche New Order de Nuñez, donde salían al escenario con el cuchillo entre los dientes, y eran una verdadera aplanadora. Digo hemos tenido porque hemos perdido mucha discografía lamentablemente con el paso del tiempo. Fuera del rock nos gusta mucho el flamenco por una cuestión de la naturaleza, y varios estilos más. Cuando se trata de buena música, el idioma universal por excelencia, bienvenida sea. El nivel artístico de los años 80’ era impresionante, y justo se dio en nuestra etapa de pre adolescentes y algo de la adolescencia, donde todo nos llamaba la atención y todo era realmente espectacular.

CM: En el año 2004 lanzan al mercado el disco “Seguir latiendo” que es el álbum que los hace saltar de los escenarios under a una escala mayor. Es el disco que los da a conocer a nivel nacional e internacional… ¿Qué significa éste disco para ustedes?

AC: “Seguir latiendo” es un gran disco. Todos nuestro discos me gustan, pero hasta ese momento en este en particular creo que logramos exactamente lo que queríamos para ese entonces. Ya estábamos mas afianzados en el estudio y volvimos a contar con la presencia del maestro Julio Presas como ingeniero, y ese respaldo fue importantísimo.Y bueno, es el disco que nos empieza a abrir puertas a otros niveles. Mas allá de esto, Pier quiere a todos sus discos de la misma manera, cada uno tiene lo suyo pero todos son queridos por igual.

CM: En 2006 llega “Alucinados como la primera vez”, el primer registro en vivo grabado durante su primer actuación en el Estadio Obras, donde vuelven dentro de poco… ¿Qué recuerdan de aquella primera presentación en un lugar tan importante para la música nacional argentina?

AC: La llegada de Pier a Obras es un recuerdo alucinante. Después de haber batallado en el under durante tantos años, haber podido llegar al Templo del Rock, un lugar en el cual estuvimos de público en tantas ocasiones importantes y donde fuimos testigos de jornadas memorables como cualquiera de Los Redondos o varias de los Ramones por ejemplo, fue algo hermoso. También sentimos un orgullo parecido la primera vez que tocamos en Cemento, otro lugar muy querido por Pier.

CM: Actualmente se encuentran presentando un nuevo álbum… ¿Qué es “Rock en Monsterland” para ustedes?

AC: “Rock en Monsterland” tiene la novedad de que es el primer disco de Pier que contó con la producción artística de alguien externo como fue Michel Peyronel. Este es un dato muy importante, ya que, que alguien de la importancia de él, que es uno de los grandes históricos talentos del rock argentino, se haya fijado en Pier para trabajar en conjunto luego de muchos años de ausencia en cuanto a producción discográfica, no es moco de pavo. Así que nuestra búsqueda fue sencilla ya que apenas nos contactamos con Michel, este accedió con todo el entusiasmo. Por otro lado a nosotros nos encuentra en nuestro mejor momento a nivel musical, un dato no menor teniendo en cuenta el poder cumplir con las exigencias a la hora de la grabación. El resultado fue un disco de puro rock, como los anteriores, pero con un sonido avasallante y una consolidación de Pier a nivel grupo extraordinarias, que obviamente le permite a Pier demostrar su condiciones de igual a igual en cualquier frente.

CM: El próximo sábado 15 de marzo, el Estadio Obras volverá a sentir la energía del rock, esta vez la energía del “Rock en Monsterland”… ¿Qué planes hay para esa noche? ¿Invitados? ¿Sorpresas?

AC: Como cada recital de Pier, habrá hincapié en la calidad de sonido y en la puesta en escena, siempre teniendo en cuenta que es un recital de rock, donde la emoción y la pasión van a esta presentes, respetando los parámetros históricos de los grandes, tanto a nivel local, y dentro de lo posible superar esas expectativas tomando enseñanzas de los grandes recitales a nivel internacional. Esperamos contar con la presencia de amigos invitados, siempre y cuando estos no tengan compromisos ese mismo día, porque gracias a Dios, el rock esta muy presente hoy día en nuestra sociedad y los colegas amigos quizás puedan tener sus respectivos recitales ese mismo día, en cualquier punto del país. La idea es que sea una noche memorable para nosotros, para los pibes atentos, para toda nuestra gente que se haga presente ese día, y vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que así sea y nos volvamos todos felices a nuestros hogares, como es costumbre en los recitales de Pier.

CM: ¿Cómo sigue la agenda de shows y proyectos de la banda después del Obras del 15 de marzo?

AC: Luego de Obras vamos a seguir con las presentaciones oficiales de “Rock en Monsterland” en el interior del país y probablemente mas allá de nuestras fronteras, un anhelo de cualquier artista que tenga fe en su obra. Pero para Pier primero está lo primero y es llegar a la mayor cantidad de corazones posibles acá en nuestro querido país. Y si podemos superar esas expectativas trascendiendo las fronteras, bienvenido sea. La música es el idioma universal por excelencia y hay que tratarlo como tal, dándole esa importancia superlativa que tiene para todas nuestras vidas.

CM: ¿Hasta dónde quieren llegar con “Rock en Monsterland”?

AC: Con “Rock en Monsterland” queremos llegar hasta donde podamos lograrlo. Que la gente pueda tener ese espacio de tranquilidad y felicidad a la hora de escuchar un disco de rock o de presenciar un recital de rock, y pueda olvidarse por lo menos por un rato de las monstruosidades que pasan alrededor nuestro en este mundo que nos toca vivir.

CM: Chicos, gracias por el tiempo prestado. Les deseamos los mejores éxitos para este Obras y todos los que vendrán!

FabRimaster. Conmovidos.com

Publicado el 28/02/2008 en Noticias de Pier. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: